Natto, los frijoles considerados el superalimento japonés.

La primera vez que un japonés me ofreció probar natto me los describió como unos frijoles deliciosos. Créanme, soy de las personas que puede comer de todo (o al menos le doy una oportunidad a todo); pero el natto es simplemente un alimento que me causa mucho conflicto probar aunque, por razones de salud, es momento de darle otra oportunidad.

Les voy a contar algunos datos sobre estos peculiares frijoles y la razón por la que muchos extranjeros e incluso algunos japoneses los evitan pues se dice que el natto es preferido principalmente en el área este del territorio nippon.

Japón es un país que tiene infinidad de platillos que pueden ir desde los más deliciosos hasta los más únicos o raros (al menos para las personas que no crecimos comiéndolos) y dentro de esta categoría de rarezas se encuentra el natto.

Natto (納豆 - なっとう) son básicamente frijoles fermentados. Se elaboran remojando los frijoles de soya en agua y posteriormente se hierven, después se agrega la bacteria Bacilus Subtilis y se dejan fermentar.

natto.jpg

Muchos japoneses los comen acompañándolos con pescado, sopa de miso, arroz o tofu. Es tan común verlo en las dietas japonesas que incluso los niños lo llevan a la escuela como snack o lunch ya sea en sushi, onigiri, sandwich y muchas presentaciones más.

Seguramente muchos se preguntan, pero ¿qué tienen de malo? ¿qué es lo que causa que muchos lo eviten?

La respuesta es el olor y la consistencia.

Empecemos con la consistencia, el natto es muy pegajoso. De hecho,en japonés existe una onomatopeya para esto y es nebaneba (ネバネバ). En cuanto al olor, es bastante peculiar incluso muchos dicen que huele a queso viejo, otros a calcetas sucias y así.

Respecto a su sabor, si logran omitir el olor y la consistencia, ya es mucho más fácil comerlo pues su sabor es no es tan malo, incluso sabe un poco a barbacoa. Además, se puede mezclar con otros ingredientes como kimchi, udon, curry, tempura, etc.

La forma de comer natto es muy simple, la mayoría de los paquetes incluyen sobres con porciones de salsa de soya dulce llamada “tare” y de mostaza picante los cuales se deben mezclar muy bien con los frijoles para que tome muy bien su peculiar consistencia.

Sin embargo, lo más importante a considerar del natto son sus beneficios a la salud, no por nada es considerado un superalimento. Tomen en cuenta que Japón es uno de los países con esperanza de vida más alto y en parte se debe a este tipo de alimentos. Las personas que agregan el natto a sus dietas regulares pueden reducir significativamente la pérdida ósea, incrementar su función hepática y agregar una dosis de proteína magnifica. Cambien ayuda a mejorar el aspecto de la piel, la digestión y aumenta la capacidad del cuerpo para absorber nutrientes. Es una excelente fuente de probióticos y baja en calorías.

Además de sus múltiples beneficios a la salud, es muy económico (un costo promedio de 100yen por un paquete de 3), y básicamente se puede comprar en cualquier lugar, incluso en los mismos konbini.

Sin embargo, y me incluyo, he conocido muchos extranjeros en Japón que evitan comer natto a toda costa y hasta lo llegan a describir como una plaga. Es que el olor y la consistencia si es bastante difícil de superar.

En conclusión, existen las personas que lo aman u odian. Muchos japoneses me han dicho que el amor nace poco a poco, que lo empiece a incluir en mi dieta y con el tiempo ni me voy a percatar de lo que me disgusta. Todo sea por la salud.

¿Ustedes lo han comido? ¿Les llama la atención?