En Japón. al pez globo se le conoce como “fugu” y fue nombrado de esa manera debido a la forma que alcanza al inflarse cuando se siente amenazado. Este peculiar animal es mortalmente peligroso debido a que en su interior mantiene uno de los venenos más letales del mundo llamado tetradotoxina.

Este veneno cuando hace contacto con el humano, paraliza los músculos y, debido a la falta de oxigeno, asfixia a la victima quien se encuentra consciente de lo que ocurre a su alrededor pues el veneno no entra a nivel neuronal. Hasta el momento, no existe un antídoto para poder salvar a quien lo consuma.

 

La tetradotoxina del fugu se encuentra en su hígado, ovarios y piel, por lo que las personas que quieran comerlo, deben ir a lugares especializados en donde lo cocinaran extrayendo cuidadosamente dichos órganos y evitaran su contaminación.

Es por eso que esta delicia se encuentra estrictamente controlada por la ley japonesa y sólo chefs con las certificaciones necesarias tienen permitido cocinarlo. La licencia correspondiente se otorga después de una rigurosa preparación de tres años.

A pesar de toda esta información, los japoneses son capaces de arriesgar sus vidas con tal de comerlo. De hecho, el sashimi de fugu es muy popular y los restaurantes que lo venden tienen estanques a la vista de los clientes para que seleccionen el que les apetezca.

Existe una frase japonesa para los amantes de comer esta delicia y dice:

“Fugu wa kuitashi, inochi wa oshishi”

Es decir, “Quiero comer fugu pero no quiero morir”.

 

 

Y hasta los Simpsons se burlan de esta peculiar delicia japonesa.

¿Se animan a probarlo?